Lee Lacocca, fue uno de los ejecutivos estadounidense del sector automovilístico más importantes del siglo XX.

Fue director ejecutivo de marcas como Ford y en Chrysler.

Lo describían como un hombre cercano y afable, que le gustaba salir de su despacho de jefazo y pasear por las líneas de producción.

Un día, se acercó a uno de los operarios que estaba haciendo una serie de movimientos para colocar una pieza y le preguntó: “Perdone, ¿cuántos movimientos hace usted para colocar la pieza?”

El hombre le contestó: “14“.

Lacocca le volvió a preguntar: “Y ¿usted no puede hacerlo en menos?”

El operario le contesto que sí, y se puso a colocar la pieza en solo 3 movimientos.

Lacocca sorprendido, le soltó otra pregunta: “¿cuanto lleva en la empresa?”

12 años, señor“, le contestó el operario.

Y, en todo este tiempo, ¿por qué no nos ha dicho nada?” , dijo Lacocca.

El operario lo miró con cara de circunstancia y le espetó: “Nadie me había preguntado hasta ahora“.

Esta anécdota muestra una de las reglas fundamentales a la hora de gestionar un negocio: preguntar y escuchar.

Preguntar y escuchar a tu público objetivo para seguir ofreciendo lo que ellos quieren y necesitan.

Tan simple y tan sencillo pero que muchos negocios no aplican en la práctica.

Si sigues avanzando con las orejas tapadas, los resultados de tu empresa serán cada vez peores.

Suscríbete a mi lista de correo si te gusta lo que lees.

Deja tu comentario

    Si te ha gustado lo que has leído, en mi lista de suscripción hay mucho más.